sábado, febrero 23, 2013

Aquí no hay quien viva.

Nos ahoga agua de otras lluvias,
inundaciones no pedidas
de mares no encontrados.

Aquí no hay quien viva

Nos tiran piedras nuestras propias manos
Nos estampan piedras nuestras propias manos
en mitad de la frente
y reímos
silbamos
y no bailamos tangos
porque nos han roto las piernas
esos,
los que no vemos,
los dueños de los mares, de las lluvias
de las frentes ,las piedras y las manos.

Aquí no hay quien viva
pero nos callamos


miércoles, noviembre 28, 2012

Ella es como una onda amorosa.

Tú tiras una piedra
y ella se hace grande, cada vez más grande.
Abre esos ojos - tan azules -
con asombro,
como si entre tanto amor, no pudiera haber sitio para los golpes intencionados

Yo soy como esa piedra dura.

Del tipo de persona, que extraña mucho y lo dice poco.

O lo dice al aire, como una mentira
- como unas palabras de compromiso -
No es así, pero eso sólo lo sabemos yo
y mis intenciones.

Mi gata.
Encontrarte fue comprobar cuánto azul
esconde el negro de la noche.
Sumar una hora a cada día
para tener 60 minutos más de risas y poesía.
Descubrir que aún hay gente buena.
Destrozar las matemáticas
y 1+1+1= 1
o 2+2+4= 1

Mi mana.
Encontrarte fue verte crecer de muchas formas
y de muchas letras.
Mirarte fue verme buena y linda
a través de ojos buenos y lindos

Pero sobretodo,
fue verte sufrir y amar y traernos otro pedacito de cielo
- tan igual a ti- , de lejos,
envuelta en mis nieblas.

Ahora, de repente, se me cae encima
tu pena, tu alegría, tus roturas, tus sonrisas.
Se me caen encima entre bits, bytes, como robados.
Ajenos.
En una pantalla.

Pero
tres palabras tuyas sirvieron para despertarme
- TE QUIERO MUCHO -

Se me parte el pecho de tanto quererte
Se me inundan los ojos de tanto quererte
y de tanto haberme callado.

Mana
Te quiero


lunes, noviembre 19, 2012

Yo quería escribirte
un montón de letras que corrieran
como polvo de una explosión
y que la onda llegara
se elevara y recorriera
toda esta geografía de desastres que vivimos juntos,
sonriendo,
embarcados en una esperanza ligera e infinita.

Porque, mi amor,
no hay pena tan dura que no esconda una sonrisa a tu lado.

Yo quería describirte
un cuerpo celeste
para que tus ojos no se alzaran nunca
sin recordar
que hay amor, que hay vida,
que nada se acaba
si está en el hueco que moldeamos entre tu mano y la mía.

Porque, mi amor,
si todo termina con el olvido tenemos un infinito en nuestras frentes.
Hoy y todos los siempre que nos restan.


martes, marzo 16, 2010

Llegó San Patricio

Que el camino salga siempre a tu encuentro
Que el viento siempre esté detrás de tí
Que la lluvia caiga suave sobre tus campos
Y hasta que nos volvamos a encontrar
Que la vida te sostenga suavemente
En la palma de su mano

Que vivas el tiempo que tu quieras
Que nunca caiga el techo encima de ti
Y que los amigos reunidos debajo de el nunca se vayan
Que el camino se abra siempre a tu puerta

Que vivas 100 años... con un año extra para arrepentirte
Que la vida te guarde en su mano...
Y no apriete mucho su puño

Que tus vecinos te respeten...
Los problemas te abandonen...
Los ángeles te protejan...
Y el cielo te acoja

Y que la fortuna de las colinas irlandesas te abrace
Que las bendiciones de San Patricio te contemplen
Que tus bolsillos estén pesados y tu corazón ligero

Que la buena suerte te persiga
Y cada día... y cada noche... tengas muros contra el viento... un techo para la lluvia...
Bebidas junto al fuego... risas para que te consuelen aquellos a quienes amas...
Y que se colme tu corazón con todo lo que desees.

Que la vida esté contigo y te bendiga...
Que veas a los hijos de tus hijos...
Que el infortunio te sea breve... y te deje rico en bendiciones

Que el camino salga a tu encuentro
Que el viento siempre esté detrás de ti...
Y la lluvia caiga sobre tus campos...
... Así sea cada año y para siempre!

domingo, enero 10, 2010

consecuencias de la falta de pago de palabra tras más de un año

* Las letras engordan por la inactividad y un "te quiero" ocupa el espacio de cinco días ausentes de tacto

*El olvido se concentra tanto en sí mismo que se hace tremendamente pequeño y pesado. En esta tierra leve que ahora pisamos no puede menos que hundirse y desaparecer.

* La nostalgia, domesticada y tranquila, no deja de ser un animal salvaje. En ausencia de manos que la sujeten, ruge quedamente y no pierde ocasión de enseñar los dientes.

* Despues de 15 meses y cuatro días el pequeño no muerto se desarrolla cada día más y mejor. Promete ser un gran vivo.

* Yo prometo seguir respirando. No por costumbre sino por convicción

* Cuando empiezo a contarlo en mis latidos se me acaban los dedos y temo que se me pare el corazón. Es bueno esto, así dejo de contar y me limito a latir.


lunes, septiembre 21, 2009

Cuando pienso en tu sombra me tiembla el nombre, igual que cuando pienso en tu nombre me tiembla la sombra.
Tu nombre tambalea todo los oscuro que albergo. Tu nombre talisman que ilumina todo lo oscuro que me alberga. Tu nombre triste a mi memoria temprana. Tu nombre risa de hace un tiempo y vueltas.
Yo que tengo un trocito moribundo no puedo mentir… Y como tengo agallas, no miento.
Como no miento, te quiero.
Hace un rato y un ratito más que me quedo.


viernes, julio 10, 2009

El hombre de arena tiene
la cabeza llena de piedras enormes que no
le dejan vivir.

Es mi hombre,
es de arena y
tiene piedras en la cabeza que cuando se caen
- unaotraotrabumcrashpowauch!-
nos hacen pedacitos pequeños y ateridos
- a veces de frío frío, a veces de frío miedo
siempre temblando-

Lo quiero y le quiero,
entero o a trozos
quiero al hombre de arena

Aunque yo tenga manos de agua y nunca pueda contenerlo
aunque él tenga vida arena y yo me escurra entre sus grietas,
me filtre entre sus poros
- abiertos, dolidos, dolorosos-
aunque... aunque...aunque

Nunca hay un "aunque" demasiado grande para perderme
porque el que no quiere perderse tiene una brújula tatuada en el pecho y
"pa´allá", siempre es la dirección precisa cuando sabes exactamente donde quieres llegar.

Yo que soy agua,
quiero llegar a las piedras de
el (mi) hombre de arena,
ser ola tremenda que rompe,
y erosionarlas hasta hacerlas granos chiquititos
que pican en la espalda y no molestan más que
el agua goteando (en la)
incesante-mente.

Mientras tanto,
soy mar y me acuno en su costa
cálida




domingo, mayo 17, 2009

Todos los cristales en los que se rompe el cielo, van a parar a las manos heridas que menos los necesitan. Y eso es así, aquí, ahora, siempre.

Yo tenía la necesidad de gritarlo, la misma que siempre tuve de escupir hacia arriba sólo por ver si era verdad eso de que te caía en la cara.

Toda la lluvia que cayó ese día se me embalsó en el borde de los ojos. Eso es cierto y nadie me lo puede negar.

Tan cierto como que por más que quiero gritarlo, sólo puedo susurrarlo cuando estoy sola, a oscuras y helada.

Todas las sílabas encantadas que cierran mis oídos a cualquier sonido ajeno me adormecen y luego el silencio pasajero me recuerda como será cuando ya no estén.

Yo quisiera gritar en el instante blanco para no pasar más miedo gratuito y sinsentido, pero el único instante en que todo se calla es el que dedico a temblar esperando el desastre.


Y eso es así, aquí, ahora, antes, mañana. Siempre...



lunes, enero 26, 2009

"Eres flor de carácter"

Y aunque no sepa qué eso, sabe a flor de esperanza. Tengo muy claro, que lo único perfecto son las flores de esperanza tapando el frío de verano. Ese frio que es más frío, igual que la tristeza es más tristeza en verano. Como la desolación que es igual todo el año. Y la sospecha del advenimiento... Esa sí que es fría y congeladora. Y omnipresente, aunque le haga ojitos ciegos.

Yo soy enormidad mareada y sujeta al vértigo de tanta altura. Porque no acabo de creer, porque no.

Porque quiero y no.
Pero estoy feliz.
Suficiente.

viernes, enero 02, 2009

Hicimos el amor, luego lo hicimos silencio y después sonrisas de mañana. Hicimos risas, que transformamos en paseos junto al agua -azul, azul...Tan azul -, y de tanto reír hacia dentro para inundarme de alegría casi me convierto en valle de lágrimas.

Estrenamos palabras, sin ser nuevas, las pintamos de color especial. Toda avaricia las guardo en mi cajita de ruidos, para agitarlas y que suenen cuando me aceche la pena absurda o el miedo ilógico.

No quiero pensar en nada ahora, porque llegará un mano gris y me asfixiará el trocito de felicidad de este pastel que acabé de cuatro bocados.

Llegó el año de mis luces, llegó mi luz y me dijo una palabra, dos, pequeñas y acabadas. Ahora soy grande.

Yo se, lo se, que el tiempo el aire la lluvia, hará de mí una erosión. Seré de nuevo pequeña, me esconderé en el ruido de este vacío lleno que siempre viaja conmigo. Pero ahora, justo ahora, soy
grande y nada me contiene porque en mí está todo.





miércoles, diciembre 17, 2008

Hemos alcanzado la comunicación perfecta.
Cuando es feliz no se acuerda de mí. Cuando soy feliz no me acuerdo de él.

Cuando duele el no saber dónde estás, ni porqué estás, cuando ni siquiera sabes si realmente quieres estar. Estar así, fuera todo, lejos de ti mismo, desconociéndote, deshaciendote en cada cosa que haces ( porque no te gusta, porque no la quieres, porque no la entiendes).
Después, en noches muertas, en horas demasiado vivas para estar tan a oscuras, en momentos cumbres donde el desamparo de ti mismo es tan profundo que ni recuerdas cuando te dejaste tirado en la cuneta. Cuando ya está triste, solamente triste, tristemente solo, entonces me recuerda. Entonces se acuerda de mí, de como me río, de mi acento extraño (sexy..ja!), de mi tristeza siempre líquida, siempre siempre, infinita en el tiempo, de como disimulo el ahogo de las horas, de las muertes, de las penas, como hago ruido, mucho ruido para que ni él ni yo nos podamos escuchar gimiendo en los silencios.

Cuando está tan triste que no puede ni consigo mismo, no sabe donde está, ni porqué está, ni siquiera si quiere estar, bebe. Se empapa en absolut ( mi absolut, que resultó ser nuestro) y me llama. Cuando está triste, se empapa en absolut, me llama... Y me rompe el corazón.

Cuando estoy triste, demasiado triste incluso para mí,, y sé quién soy, pero no me gusta, sé donde estoy y sé que no me gusta, sé lo que no quiero, pero no tengo ni una idea chiquita de lo que quiero. Cuando no puedo poner en marcha la máquina de ruido porque el silencio me taladra los engranajes, tengo miedo y me acuerdo de él. Siempre a partir de las 6 a.m

Pero nunca lo llamo, ni bebo, ni quiero romperle el corazón, porque si hablo con él cuando estoy tan triste ( triste triste), me mata de pena no quererle tanto como lo quise, no poder ya quererle anto como lo he querido. Me rompe el corazón querer como quiero a quien no quiero y no poder querer como quisiera a quien quisiera.




martes, diciembre 09, 2008

Es tóxica la garra que aprieta,
es una broma pesada, pasada.
Y sobretodo, es falso
que uno empieza a fumar por amor.
Falso, tan falso como que uno
muere por amor.

De amor no se muere, nunca se ha muerto
nadie.

Se muere de vacío y de espera,
de esperanzas,
no,
de desesperanzas
- las esperanzas nos mantienen vivos -

Se muere un día, sin querer,
de olvido de uno mismo,
u olvido de otros.

Se muere cuando no hay ojos que mirar
o que te miren
- o cuando los hay y no te ven...es sí que es jodido -

Se muere el día que descubres
que no eres un dios,
que no te sientes como un dios.
El mismo día que no,
no estás como dios.
El día que estás como dos,
como uno partido en dos
- pero dos irreconciliables -.

Pero en definitiva, en realidad,
el momento exacto en que te mueres,
tengas la apariencia que tengas,
es el día que
dejas de estar
vivo.


domingo, diciembre 07, 2008

Teme más a mi silencio que a mi voz.
Mi calma es como furia acorralada



viernes, diciembre 05, 2008

"En fin, yo qué sé..." creo que se convertirá en mi frase de cabecera

Y así ando, en fines y sin saber. Sin saber nada.
Comenzando a entender que hay que andar solo, sólo sola, porque todo se muere y, se me ocurre que, peor que no tener nada es tenerlo y que desaparezca.
Pienso en mi hermanita - sonrío - y me doy cuenta de que es la única constante en esta vida caótica y desordenada. El único punto exacto. Ella siempre está - sé que siempre está, que es aún más importante - Cómo me gustaría no ser tan torpe para decir ciertas cosas, como me gustaría no ser tan estúpidamente despistada para demostrarlas. Como quisiera hablar menos y decir más.


Mirando un poco más allá... Tengo la impresión de que todo se muere, se pudre y desaparece. A veces me muero de pena y desapariciones que, cuando me pongo especialmente indignada, convierto en abandonos.

Han, tú fuiste mi primer abandono importante, tal vez el crucial.
Recuerdo muchas veces tu pecho contra mi espalda. Desnudo y suave como el de un niño. Como tú, desnudo y suave.
Me recuerdo desnuda y tibia acurrucada contra ti. Tú, tan grande envolviéndome como un edredón de cariño infatigable, tarareando "alemanadas" bajito, bajito. Musicando los colores que hervían en tu cabeza.
Yo sonreía para mí porque sabía que esas canciones eran futuros cuadros. Tú siempre has pintado en alemán.
Han, ¿sabes que nuestro Deni se está disolviendo en una profunda pena? Deni se está haciendo pequeño y frágil en esa tristeza callada que le va robando pedazos de sonrisa... O quizá terminó de morirse con Gato.
Empezó contigo y terminó con él.

Han, Deni está lejos, está solo con muchas tristezas hechas personas que quiere. Y a veces me alegro de que esté lejos - sí, sigo siendo una pequeña egoísta, sólo que ahora se me nota menos - porque si hablamos, si lo veo, cuando lo veo, es verte a ti, es ver a Gato. Entonces quiero morirme para no ver más.
Elena murió. No sé exactamente cuando empezó a morirse, pero un buen día empezó a irse y no le importó, no miró atrás. Se fue.
Diego dio la última curva - a la izquierda, seguro que fue a la izquierda, porque ya sabemos que en caso de duda siempre hay que tirar a la izquierda- se acabaron los botiquines de primeros auxilios con pizza y café.
Ganchi también se fue... Parece increíble. Se nos escurrió de entre las manos. Aún hay gente que me pregunta por él... Todavía, muchas veces, no sé qué decir.
Y más, hay más... Ya sé. Lo importante es lo que queda. No creas que no me lo repito una y otra vez, pero tantas veces siento que para lo que queda soy yo la muerta. Tantas que sois los que faltais los que me haceis sonreir, con los que río al recordar cosas, con los que lloro o me enfado...

Han, mi amor, ¿será que somos los que quedamos los auténticos muertos y únicamente los que os fuisteis guardais, al menos, una apariencia de vida? Sólo sé que cuando detengo la máquina de hacer ruido, la de decir tonterías, cuando paro este aturdimiento en el que procuro estar sumergida, en ocasiones veo vivos, pero suelen ser sólo mis muertos los que sobreviven a la náusea de esta miserable existencia.


domingo, noviembre 23, 2008

Tengo una alianza con el agua.
Se está embalsando en mí para prevenir la época de sequía, mientras tanto ha jurado no tocarme y sus orillas nunca alcanzarán mis pies.
Me pone nerviosa la quietud del aire y el olor del hierro enrojecido en el fuego.


No tenemos fe ni credo alguno. Somos líquido sin paz, sin perdón. Líquido que transcurre y se desliza, sin remordimiento, por un universo de roca impermeable.
Somos tan cínicos, tan cínicos, que nada nos toca. Somos tan inocentes en nuestra incredulidad que estamos a un paso de ser elevados a la categoría de santos sacrificios.


Ya no podemos señalar con el dedo a los débiles porque todos lo somos.


Nuestra humanidad debería haber conseguido que rindiéramos las armas. En lugar de eso, hemos rendido nuestra humanidad.
Y ya nada nos toca.



martes, noviembre 04, 2008

Red light:

No grites Minotauro.
hay cien caminos entrelazados al final de la puerta,
un millón de esqueletos tapizan el suelo del laberinto.
No grites Minotauro,
que las luces del cielo están rojas
y eso, Minotauro,
sólo puede significar sangre.
No grites, respira despacio,
si te vas a morir, respira
despacio, si no
no grites, Minotauro.
¡Ah, Minotauro! Cuántos muertos asoman sus caras
por el borde de tu lomo suave.
Tantos muertos, enredados, sin nombre,
sin sombra que los haga vivos.
Y tú, Minotauro, tan fuerte,
Minotauro, tan grande y feroz,
tan lejos, tan alto.
Todo bien, Minotauro, todo bien.
la muerte, los muertos, el terror,
el poder,
todo bien.
Y tú tan solo.


martes, octubre 28, 2008

" ... Y tú llueves vida que salva de verdad
llueves tanta vida que me empiezas a empapar.
Cálame hasta los huesos
que si es por amor quiero este aguacero.
Cálame hasta los huesos
que si es por amor yo puedo esperar
que vuelva el sol que viaja contigo..."

Mario San Miguel- Hasta los huesos


No me importa que te vayas. No me importa que haya de nuevo una boca que se equivoca. No me importa, no.
Es igual - o parecido - que de nuevo cambien los aires, de nuevo seas humo y flotes sin rumbo lejos o cerca - de mí -. Es igual, sí.
Me da igual, me da igual, porque ya entendí. Ahora comprendo.
Si tú, yo - cualquiera, todos, nadie - nos vamos, otros van llegando. Otros vienen de puntillas, por sorpresa, sin ruidos ni alborotos.
Ahora llega otro, llega él. LLega el más pequeño. Llega un pedazo de ilusión hecho de agua, nieve, cenizas y con todo el calor del hielo que abrasa.
Viene, está llegando, el niño - El Niño -. Viene el pequeño, caramelito líquido, azul y 25, el ángel felino con alas de arpía y corazón marinero.
¡Ay, amor! Viene el puro, el inocente, el único limpio, el que sí tiene las manos blancas y el alma más azul.
Se acerca un trocito de amor de veras, de verdad verdadera y me dan tantas ganas de llorar de alemoción que se me atragantan palabras y lágrimas. Tengo unas ganas de llorar tan profundas, tan dentro de este corazón en multipropiedad que sólo atino a sonreír y pensar que en otro sitio, lejos - y tan cerca - hay un alma superpuesta a la mía que también sonríe.

Viene... Y como él viene, no me importa lo que se vaya - ni aunque Lo seas Tú - porque ya entendí que siempre habrá algo bueno llegando. Pase el que pase.



sábado, octubre 18, 2008

....

"...Desde mis ojos insomnes
mi muerte me está acechando,
me acecha, sí, me enamora
con su ojo lánguido.
¡Anda putilla del rubor helado,
anda, vámonos al diablo!"


"Muerte sin fin" José Gorostiza


jueves, octubre 16, 2008

Despedida

Cuando se vaya
voy a abrir tanto los ojos
que nunca encontrará
el fin de mi mirada.


Bienvenida

Cuando llegue
abriré tanto el pecho
que no habrá principios
ni finales.


Besos

Están todos los besos
amontonados
en la telaraña de las pestañas.
Bichito de luz, atrápate conmigo.


Abrazos

Cuando cierra ese círculo
llega el calor
y la libertad.


Insomnio

Ha de ser que ciclo
no quiere que pierda ni un detalle.
Mientras dure... Miientras dure.


Fin

Todo termina con el olvido.
Nunca te acabarás.


martes, octubre 14, 2008

Se que pasó algo mientras creía que no pasaba nada, pero no voy a contármelo para no disgustarme.
Mientras no estaba bajó la avenida. No le importó que las flores que la cierran ya no tengan aroma ni vida para nadie. Sólo para quien no estaba.
Pasó junto a las pinturas cuadradas y dió un paso - otro - elástico. Lo justo para no tener que saltar, suficiente para no tener que mirarlas. Sólo interesan a quien no estaba.
No estaba, y llegó hasta la frontera que separa el mundo, pero no tenía que cruzarla. No hay nada ahí. Mejor al sur, al sur del sur. Donde le esperan, donde le quieren. Al norte del norte no hay nada. Sólo un vago aire de quien - ya - no estaba.
Justo en el centro del camino clavó dos miradas, ninguna porque sí. Las dos mataron a quien no murió por suerte, por casualidad, por no saber. Porque no estaba.


sábado, octubre 11, 2008

Y en esta hora que aprieta el frío y afloja el sueño, cómo quisiera ese calor alrededor de mi muñeca.

No digo que no estén ya aquí. Siempre están, porque una vez que les das de comer ya nunca se van. Sólo lo parece. A veces.

Es tarde y es sueño y también es algo de frío por fuera, mucho de hielo por dentro. Es hora, también es ahora y es hace dos días y es dentro de tres días - que nunca llegan -. Por encima de todo y de todos, es Nunca. Siempre es nunca. Nunca es siempre. Y jamás sabe bien donde colocarse aunque no le dejen espacio.

Es frío - lo sé, lo repites - Es que es mucho frío y no hay espacio batante para tiritar - yo no tirito -. Es que tirita siempre como nunca.

Un día - palabra - voy a borrar todos los sinsentidos estúpidos y entonces yo - no, yo no, que no hace falta - terminaré de entenderme después de dos días y tres dolores. Tú no creo que lo hagas nunca o siempre.

Haría algo así -creo... o no -

Son casi las cinco de la madrugada y la noche no me hace ni especial ni viva. Son casi las cinco de la madrugada y la noche se alía con el sueño que no llega, así que me hace desdichada y muerta de prisa por poder parecer una viva cuando llegue la mañana.
Son casi las cinco de la madrugada y extraño una mano acariciando las mías, besádolas con cariño y regañándolas por doler, por dolerme y quizá por dolerle.
Son casi las cinco de la madrugada y pienso en todos los cuervos que han comido de mi alma, los cuervos que a veces parece que han desaparecido, esos que me susurran al oído cuando tienen hambre - "no está, no ha estado, no va a estar- Nunca estará contigo, porque tan pasado son sus ojos que jamás te ha visto presente ni futuro. Nunca estará contigo y no importa cuanto quieras aferrarlo, nunca se irá porque siempre ha sido ido, siempre ha sido lejos, nunca ha sido más que siempre yendo. Se va como nunca cuando se queda como siempre... A un paso de tus pies, a un roce de tus dedos".

Son las cinco y cinco de la madrugada y cada vez hace más frío y nada calienta, no hay tisanas infusiones ni remedios, las nostalgias, los deseos que siempre nunca se cumplen y las visiones de futuro que son como pequeños apocalipsis anunciados por mil señales, mil veces repetidos. este fin del - mi - mundo que ocurre cada mil - ¿tres?- meses y no por más anunciado, no por más esperado, y resignadamente admitido, duele menos, congela menos, hace menos daño.

Son casi las cinco y diez de la madrugada y de nuevo me voy escorando hacía galimatías. Lo que quiero decir, lo que estoy tiritando, es que sé que se irá de nuevo.
Pero saberlo con tiempo, no ayuda, ni consuela y anticipa unos gramos de dolor ya vivido y aún vívido.

Anyway...carpe diem


viernes, octubre 10, 2008

Di una palabra por mí
una pequeña, sin importancia,
una que no valga nada,
una que nadie quiera.

Di una palabra por mí,
una que ni se sienta,
una que que esté acabada
una minúscula, sin transcendencia.

Di una palabra,
la más enana,
la más trivial,
la más nimia,
la más menuda,
la más chiquita,
la más peque,
la más canija.

Di una palabra,
la más menos,
pero dila
por mí
y me haré grande.


martes, octubre 07, 2008

Báilame el agua

Prefiero morir vicioso y feliz a vivir limpio y aburrido. Prefiero encontrar una estrella en el fango a cuatro diamantes sobre un cristal. Prefiero que la estrella queme, sea fuego, a un tacto rezumante de frialdad. Prefiero besar el duro suelo veinte veces para llegar una sola vez a lo más alto a escalar poco a poco, sin caer nunca pero sin llegar jamás a la cima. Prefiero que me duela a que me traspase, que me haga daño a que me ignore. Prefiero sentir. Prefiero una noche oscura y bella, sucia y hermosa, a un montón de días claros que no me digan nada. Prefiero una cadena a un bozal. Prefiero quedarme en la cama todo el día pensando en mi vida a levantarme para pensar en la de otros. Prefiero un gato a un perro. Porque el gato te araña, es infiel, te ignora, se escapa, pero sabes que, a pesar de todo, no podría vivir sin ti. En cambio, el perro es tonto, no sabe nada, te obedece hasta el absurdo. Prefiero las mujeres gato a las mujeres perro, por las mismas razones. Prefiero el mar a la montaña. La vida es una noche tumbado en la playa, mirando las estrellas sin verlas, soñando despierto, dejando que la arena se cuele entre los dedos de mis pies, embriagado de todo. Y la noche, siempre la noche. Nunca a la luz del sol. La noche es mágica. Me hace vivir, no pensar. Me pone en movimiento. Rompe mis esquemas. Prefiero las noches frescas de verano, andar con poca ropa, sentarme en el suelo y meterme algo de vida en el cuerpo. La mañana me sabe a dolor de cabeza. Me da sueño. Me quita las ganas de hablar. Me recuerda que soy mortal. Me recuerda que soy normal. La noche me hace único. Prefiero el color de la sangre y el de la gris niebla que difumina las cosas. Si sabe que prefiero el frío cuero, ¿por qué se viste con el traje de terciopelo?. Se me escurre entre los dedos... Prefiero experimentar las cosas, aunque me hagan mal. Aunque me hiervan la sangre. Prefiero probarlo todo a morirme sin saber lo que me gusta. Y, más que nada, prefiero la vida que dan sus besos de caramelo y la suave caricia de su piel caliente.



Daniel Valdés (fragmento de "Báilame el agua" 1997)


viernes, octubre 03, 2008

Me amarra a la cama el calor de mi costado.
Me arranca de ella un frío en el pecho y hielo en las manos.

Hace mal tiempo más allá del País de las Muñecas y ya sabemos lo que eso significa. Llega el invierno, no hay manos que sujeten a esas mariposas que han perdido el sur.

¿Qué voy a hacer con esta losa que me aplasta? Me resisto a ponerle un fin. No quiero escribir un epitafio. No quiero terminar con la esperanza de esperar las cosas que nunca van a pasar.

Tengo motivos para continuar. Un mundo lleno de agua. Un mundo líquido, con oceános de risas y mares de lágrimas. Todo cabe aquí, en esta esfera.

A 48 pasos del punto de partida siento que he dado una vuelta completa a este universo que jamás ha sido mío y siempre he querido que lo fuera.

Ella dijo: "toda música cesa"
Yo digo: "alguna música jamás comienza"... O lo diría, si me atreviese a mirarme a los ojos.

Ahora no, ahora quiero decir otras cosas, aunque me muerda la punta de los dedos la mirada de más allá.

Nada ha cambiado. Los sigo teniendo atragantados en el borde de la lengua... Y sigo sin poder cantarlos.



viernes, septiembre 12, 2008

A modo de excusa.

Para no tener que enviarte más lágrimas
embotelladas en cristales de risas
- tan frágiles -
voy a vestir todo este crujir de huesos
de silencio,
y luego hacerlo sol y luego,
mañana repleta de gaviotas que gritan
confundidas por tejados llenos de trampas.

Para que una pena inaudita no te asalte
en ninguna madrugada,
en una de esas que no están los reflejos
- azules y líquidos-
puedo alargar las manos fantasmas,
tratar de alejar el cansancio de tu frente,
vestir de canción lenta cada tic, con su tac,
marcado por el reloj distante de tu cabeza

Para que tu nombre, apenas dibujado en mi herida abierta,
no se borre nunca,
no se vaya,
no se baje de mi carrusel de ilusiones sencillas.

Para no quedarme sin asiento en el vuelo directo a tu cuello
Para no perder el tren que va de mi pecho a tus labios,
de mi amor a tu sueño,
de tu ausencia a mi larga nostalgia.

Para no perderme.
Para no perderte.
Para no perdernos.

Porque llueve y porque lluevo.
Porque hace frío, hambre, tiempo, sueño

Te escribo.
Te quiero.

jueves, agosto 07, 2008

Cuando no tenga nada en las manos,
ni manos, ni una nada chiquitita.

Cuando no silbe cada manaña,
se me olviden todas las canciones y el aliento.

Cuando no abra los ojos
más que para la realidad clara.

Cuando no oiga ni una risa,
ni el llanto desatado de esa felicidad camuflada.


Entonces, bichito,
mi bien, mi mal, mi regular caramelo.
Sólo entonces, gusanito, amado, amor,
a morir iremos.
Entonces, y sólo entonces,
sabré que hemos muerto.

Tú por ti yo por mí.
Los dos por los dos.

En los dos



miércoles, julio 30, 2008

Alcira está tan rota,
tan triste,
tan sola,
que hasta aquí llegaron sus lágrimas
para caer de mis ojos.

Alcira está tan tan
sola
entre un montón de gente
que necesita de una única persona
para hablar de sus ausencias

Alcira,
yo también estoy rota
y triste
y sola
entre un montón de gente.

Cada una en un extremo de la pena...

Y las dos necesitamos a la misma persona
para conjurar nuestras ausencias.

viernes, junio 27, 2008

Me visto de espuma de la última copa

Yo, para ti. Así me visto.


Para ti,

que no eres mi última

ni mi copa,

pero sí mi primer deseo de cada año nuevo.


Me brindo, tintineo y rompo

contra la pared rutinaria.

Rutina. Ruina.


Burbujeo.

Fin finito. Champán de victoria.

Cava de triunfo.


Porque si se trata de llegar tarde

a la carrera de arrancar corazones,

ponedme el laurel.

Yo gano

y tengo las manos limpias y blancas.

Mi último.

Mi trofeo.

viernes, junio 20, 2008



Soy una lluvia.




No soy lluvia,


ni lluevo,


ni soy la lluvia.




Soy una lluvia.


Que llueve tras la inundación,


que no cala en tierra seca.




Soy una lluvia.


Que resbala sobre plumas,


caliente cuando hace calor.


Fría en el frío.




Soy una lluvia.


No la lluvia,


no lluevo,


no una lluvia cualquiera




Soy una lluvia.


Que ni da


ni tiene


consuelo.



jueves, junio 12, 2008

- "Ven..."


Y el susurro apenas pasa

las dos barreras

pintadas de rojo


- "Ven..."


No hay aire suficiente

para empujarlo.

Esta noche se ahoga

sin respirar


- "Ven..."


Hay que estar muy seguro

(antes de la palabra

antes de la mirada

antes de ...)


- " Puedo.

Estoy seguro"


La noche no respira.

La noche no tiene aliento.

La noche se muere.


Eso,

es lo único seguro

miércoles, noviembre 14, 2007

Increíble.
El hombre atrapado me echa de menos.
Y yo aquí, perdiendo letras, sonidos,
días, piel, paciencia.

Paciencia. Mucha paciencia.
Hay que arrodillarse,
quemar velas,
agachar la cabeza
y rogar.

Ruego por nosotras.
Por mí y por yo y por me y conmigo,
porque si la náusea me lleva,
si me puede el asco
y el frío
y el odio,
no sé qué va a ser de mí.

Ruega por nosotras...
Porque estoy siendo
mala
y mezquina

Y me estoy odiando
por no sentirlo ni un poquito.




martes, septiembre 11, 2007

Ophelia, estuve perdida sólo cinco minutos.
Apenas sonó el tic tac,
apenas se te oyó respirar flores y burbujas.

Fueron sólo cinco minutos,
no pasó el tiempo
- sabemos que el tiempo no pasa,
está –

Ophelia,
estuve perdida
pero ya no.
Estoy respirando
flores
y burbujas.

miércoles, junio 20, 2007

Hay un silencio y una continuidad que no dejan huellas. No importa si sufrimos o no. Hay silencio, sólo silencio. Pasa, a veces, el recuerdo de puntillas.

Nada debe romperlo. Este silencio, está lleno de dignidad.

Y ya dije que no. No se rompe.





martes, junio 12, 2007

Y si te dijera, Miguel,
que no te he extrañado,
que no me importó que te fueras,
que no he sentido rabia,
que no he sentido pena,
que tu muerte fue tan sólo una manera
para apreciar mi vida
con el doble de fuerzas.

Que no lloré frente a tu tumba,
¡si te dijera!

Que no he estado perdido,
y que no he sufrido.
Es mas, si dijera,
por poner un ejemplo,
que de cierta forma me alegra
que te hayas muerto.
Así no irás conmigo de gorra,
ni me harás perder el tiempo
hablando de política,
y de la bomba.

Si te dijera mi amigo
que pienso que eres algo estúpido
por morir en una noche tan bella.
Que perdiste la pose
al caer en la banqueta,
enredado a una moto retorcida,
la cabeza partida.

Si te dijera que mi vida
sigue igual de alegre.
Que Pink Floyd es una mierda
y que el mundo aún se mueve,
que seguimos haciendo fiesta,
que la pena no nos detiene.

Si te dijera,
¡si te gritara!
que me gusta la novia que dejaste,
que he visto a tu hermana
y que también me gusta,
y que eres un hijo de puta
por hacerlas llorar.

Dime, Miguel,
mi amigo,
si dijera en serio
todo eso que digo,
¿dejarías tu tumba?

Porque si es así, entonces,
¡seguro que lo digo!


Rodrigo Solís


miércoles, mayo 30, 2007

Funeral Blues

Stop all the clocks, cut off the telephone.
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling in the sky the message He is Dead,
Put crêpe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last forever, I was wrong.

The stars are not wanted now; put out every one,
Pack up the moon and dismantle the sun.
Pour away the ocean and sweep up the wood;
For nothing now can ever come to any good.

W.H Auden

lunes, mayo 28, 2007

No vino del frío. Él no.

Siempre estuvo en el lugar más caliente.Siempre anduvo con los pies en las brasas,la cabeza en la hoguera (y bien sabe dios que tenía cientos de vanidades que quemar)

Era un incendio rodeado de tiernas velas,quizá por eso se alejaba, se alejaba,para no quemarlas, por no derretirlas.
Yo era yesca reseca, que sin chispa prendía,así que poca falta tenía de sus tizones para inflamarme y explotar.

tres años lo conocí sin verlo…
“y al cuarto año resucité”
abrí los ojos y lo ví.


A veces pensé que era extraño haber estado tanto tiempo viéndolo sin mirarlo, luego me di cuenta de que 10 años es mucha diferencia a algunas edades, aunque más tarde el tiempo va tendiendo puentes.


Fue la casualidad y no el tiempo, la que nos acercó. Fue también una casualidad estúpida la que nos separó.


Ahora no sé si tendré memoria y tiempo para los dos. No lo sé.



sábado, mayo 26, 2007

Gato está muerto. Ya no está más. Ni aquí. Ni allí. Ni en las olas. No está. Félix no está en ninguna parte. Nunca más.
Hace años dijo que quería morirse de mi vida. Hace horas se murio de su vida. Y de todas las vidas.
Como si de una profecia se tratase pronostique tu muerte lejos y solo. Tambien mi locura lejos y sola.
Nos hemos muerto juntos. Descolocados en tiempo y espacio pero juntos. Como siempre hemos vivido.
Morimos juntos desde dentro. Desde el intimo lugar donde hemos compartido toda nuestra vida. Tu a partir de siempre.Yo a partir de la primera vez que escribiste para mi en un teclado. Asi sin sentido, como tú ,asi como te escribo ahora
Pero ya no estoy triste ni feliz, nos espera un rincon donde alguien pinta

Lo que no me explico es es de donde salio ese trocito vivo que ahora se desangra lentamente. Sera que hay mucha muerte por delante y ya nada me apremia.
Gato muerto, y yo necesito desesperadamente contartelo y me da miedo y me da pena y no quiero y no puedo y no lloro y algo se va a romper aqui si no lloro, no puedo sentir tanto en tan poco espacio y como decirlo y como como como como.
Gato, muerto y yo con las manos temblando bajo el peso de tantas caricias, tantos puñetazos, tantos pellizcos en la tripa que no le di
que parte ,que mejilla, que mano, que hombro, que toco, que abrazo, que golpeo, donde grito, a quien regaño, cuando peleo, con quien, como
con
quien

Gato está muerto

quemado

dividido


Partido estas gato. Lo estuviste vivo y no lo arreglo la muerte

Un poco de Gato bells, un poco de gato lavapies, un poco de gato tapia, un cachito de gato para el lago, el corazon en el rhin junto a su hermano del alma, que aunque sea una pocilga ya han compartido varias
y al mediterraneo he de llevar los dedos tiznados, siempre, conmigo


domingo, mayo 20, 2007

Digamos que no traje nada escondido que decir, que abrí los dedos a la posibilidad de que estuvieran vivos, independientes, que les ofrecí la posibilidad de arrojar en la cara de la noche todo lo que quisieran.

Digamos que la luz de mi espalda, encerrada en un mundo al que yo no llego ni quiero llegar nunca, me cierra la boca con su silencio de cariñosas crueldades. Entonces yo, enmudecida por amor, asesinada por amor, muestro la radiante derrota de estos sonidos que son como niños muertos antes de nacer.

Digamos que no lloro, no por falta de ganas, simplemente no lloro. Para compensarlo sonrío tan profundamente que las lágrimas se hunden hasta mi garganta, se embalsan y me ahogan. Pero no lloro.

Digamos, no sé, digamos que no traje nada que decir- ni escondido ni de ninguna manera - y que me voy sin decir nada, sosteniendo un trocito más de la noche entre los brazos.


Hace días que me ronda. Camina de puntillas a mi alrededor. No quiero que me diga que está triste. Conozco mi tristeza y su tristeza. Hace días.



Ya no sé cuántas veces he escrito y borrado, escrito y borrado. Un día, otro. Casi a diario vengo, me siento, abro la ventana, observo a Neko enroscado en la silla junto a mí. Me mira con ojos entrecerrados, medio dormido. Lo miro, entrecerrando los ojos, deseando dormir. Suspiro, suspira, suspiramos. Fijo la vista en la pantalla, en el teclado, intento recordar todo eso que iba a escribir... y nada.



Igualmente escribo, quizá tenga suerte. Pero no.



Luego todo se llena de actividad. No puedo hacer casi nada con tanto movimiento a mi alrededor. Además no soporto leer , ni escribir, ni nada si tengo alguien observando por encima de mi hombro.



Soledad. Eso es lo que hace falta.

Ya estoy saturada. Sólo necesité uno días para estar harta, cada vez me cuesta menos. O cada vez me llenan más.

Qué cansada estoy...o quizá sea el tiempo.



Pero tuve cuatro días de sol dentro del pecho, fresas en mi boca y toda la calma que necesitaba. Suficiente para que no consiga arrancarme la sonrisa, por más vueltas que dé a mi alrededor de puntillas.




jueves, mayo 17, 2007

Sí, cuatro días de casi total inactividad y profunda felicidad dan para muchas sonrisas, para muchas risas, abrazos, paseos,juegos, recuerdos, confidencias nuevas y viejas, más abrazos, playas, películas (nuevas y viejas), auto cine, playa, sidra, ¿ya dije risas?,música, conciertos, encuentros, desencuentros, descubrimientos, redescubrimientos, idas, vueltas,madrugones, madrugadas de hacer el amor rápido rápido mientras chilla el despertador,suave, suave porque ya se callará, mañanas de perros y gatos, mañanas de sol y lluvia, esperas, desesperas, regresos, comidas, meriendas, siesta...siesta...siesta...siesta, tardes al sol, tardes de sal, de café, de melocones, nata y fresas, tardes de mar, de parque, tardes de estanques, de hierba fresca bajo los pies a falta de música sobre los ojos,noche de historia, noches históricas, algunas noches histéricas.

Sí, qué bien se está cuando se está bien. Y si estás cuatro días bien, estás cuatro veces mejor.






sábado, mayo 12, 2007

Mierda!!!!





Otra vez se me escapó...


miércoles, mayo 09, 2007

- I´ll be here...

- Why...?

- I´ll be waiting... here...

- For what?

- I´ll be waiting...for you...so
If you come here...
You´ll find me.
I promise.

jueves, mayo 03, 2007

Yo no sé,pero me encantaría hacerlo. Con gusto aprendería (aprehendería).


No sé, nunca supe. Ahora ya es bastante tarde ( es tarde en años, tarde en minutos, tarde en ganas, tarde en fuerzas, tarde en maestros). Dos voluntarios que tuve para el aprendizaje. Uno jubilado, el otro apunto de hacerlo.


Y yo, tan niña para algunas cosas, tan necesitada de una guía. Tan vieja, tan sucia, tan arpía, para otras...


No sé, nunca supe, pero me encantaría hacerlo. O quizá me aferro a esa, ya antigua, ignorancia para que no crezca mi último reducto de "Neverland".


¿No sé, nunca supe. Y no quiero saberlo?.


viernes, abril 27, 2007

Camina.

Sólo veo la espalda

y pienso:

No me gustan nada que la gente se vaya.

Entonces siento

que al ver los talones

alejándose

uno pasa de la perfecta felicidad

a la perfecta miseria.

De golpe

sin anestesia.

El vacío que queda

donde antes estaba una figura

nos informa

con profunda tristeza

de que sólo nos resta

un velo ondulante que acariciar

con la punta de los dedos.


jueves, abril 26, 2007

Fue, sin duda el no verle nunca la cara despejada.
El rostro fugitivo, que siempre se escondía, que atraía las manos ansiosas por descubrir lo que había tras todo aquel cabello cubriéndolo.
Eso, y las carcajadas explosivas, enormes, libres. Imposible no reír si reía. Imposible no sentir como te arrastraban con ellas.
Fueron muchas cosas más. La curiosidad que brincaba en cada uno de sus gestos, el descaro infantil, la genialidad que flotaba alrededor de todo lo que decía, su ocasional mala educación, esa terrible costumbre de decir lo que pensaba (sin pensarlo demasido), su eterno buen humor... Tantas cosas.

Escapamos uno en otro. Nos hundimos, nos fundimos. Lejos del amor de postal, lejos del rosa de película.
- El amor ya no existe
- ¿Por qué dices eso?. No es cierto
- Sí lo es. Ya no existe el amor. Lo han edulcorado, manoseado, llenado de capas y capas de pintura, transformado en un pastel de chocolate light que no alimenta,ni siquiera engorda, y al final terminamos vomitándolo, porque en realidad no es lo que esperábamos.
Sólo nos queda nuestra capacidad de amar, pero ya no sabemos utilizarla, porque nos han pintado, durante tanto tiempo y tan mal, como debe ser el amor...
Todos esperamos un amor como el de las películas, como el de los poemas, un amor de novela, un amor irreal. Cariño, ese amor no existe más que en unos metros de celuloide, por eso sufrimos tanto. Es casi imposible que ese amor que nos fabrican en la ficción se haga real.
Han matado el amor de tanto idealizarlo, han asesinado cualquier gesto sencillo y cotidiano de amor en honor de los grandes dramas pasionales. Yo te quiero cuando me apartas el pelo de la cara, te quiero más cuando te acuerdas de pedirme la cerveza sin vaso y bien fría, cuando vamos en la furgo y pones la música que me gusta aún cuando tú no la soportas. Te adoro cuando compras nesquik en lugar de cola cao, si eliges los yogures de fresa en lugar de naturales, cuando me pateas las espinillas porque estás enfadada, cuando cambias de opinión y compras pintura en vez de chocolate, cuando te mueres de risa y dices que "mi última gran obra" es lo más horrible que has visto en tu vida...
No necesito que mueras de amor por mí, es estúpido, prefiero que vivas con amor para mí
Pero no nos han quitado nuestra capacidad de amar, ya te lo dije.
- Creo que deberías dejar las drogas...te sientan fatal Además, ya ves que todos dicenq ue tenemos un amor ideal, estupendiiiisimo. Como de película
- No, sólo se asombran y no lo entienden porque es tan simple. Tienen que engrandecerlo para que encaje en su visión del amor. Yo creo que debemos reinventar un amor cada día. Un amor a nuestra medida, un amor que podamos manejar y vivir a diario. Necesitamos un amor de semana, no uno brillante e intocable, invivible, sólo para los días de fiesta...
- No sé qué decirte...
- Dejémoslo. ¿Una cervecita?
- Muy fría y sin vaso
- Te quiero por lo mucho que te pareces a mí y más aún por lo diferentes que somos.


Libertad total para pasearse por el recinto carcelario azul y redondo. Inmunidad total, pediste, y como nadie te la dio la tomaste sin permiso. Y sin remordimientos.

Parecía un plan jodidamente perfecto.



Pero la culpa está ahí, contigo. Lo malo no es que te esté matando, lo malo es que no te deja vivir.

Yo te quiero... Pero muerto no me sirves para nada





sábado, abril 21, 2007

A las 4:23 a.m, se pone la capucha roja, calienta café y habla con el chico muerto.
-" De cadáver a cadáver, ¿te habías dado cuenta de que soy un encanto?".

El chico muerto sonríe. Ambos sonríen porque
hablar con el chico muerto
¡es tan sencillo!
Es tan sencillo como:


  1. escribir cartas que no enviarás jamás

  2. escuchar "Mad world" un día de tristeza.

  3. cantar la canción de cuna para los perdidos

  4. encabezar una manifestación pro-chocolate

  5. flipar enc olores

  6. llorar a lígrima viva

  7. vivirse de risa

  8. fingirse cuerdo

  9. saberse loco

  10. redactar una lista estúpida


A las 4:37 a.m, se quita la capucha roja, toma café y habla con el chico loco.
-"De loco a loco, ¿sabías que las palabras más hermosas son "puerta al sotano"?"

El chico loco sonríe, también el chico muerto. Los tres sonríen porque
hablar con el chico loco
¡es tan divertido!
ES tan divertido como:





  1. bajar la sótano con una vela

  2. espiar las sombras cuando apagan las luces

  3. pintar huellas azules en los espejos

  4. soplar fuerte en los ombligos

  5. intentar besarse el codo izquierdo

  6. seguir con la vista las lucecitas que bailan en los ojos

  7. contar suspiros en San Valentín

  8. deletrear "camino al sol"

  9. desconcertar desconocidos con una sonrisa

  10. redactar una lista absurda



Los tres se ríen porque
el chico loco respira como si estuviera muerto
el chico muerto habla como si estuviera loco
y todo es sencillamente divertido
a las 4:56 a.m





lunes, abril 16, 2007

Empiezo a contar mis dedos
“uno,
          dos,
                   tres
                               ...”
Y sin llegar a cinco, me pierdo
contando los barrotes rojos de las ventanas

Todo está difuminado, sobreexpuesto,
con tanta fiereza luminosa.

No es que haya salido el sol
- se me escapa una carcajada a cada letra –
es que se ha arrojado por el borde del cielo
y amenaza con desbordarse
(claridad enloquecida)
y tornarnos tan hermosos y radiantes
que no podremos volver a mirarnos
sin quedar cegados.

Escucha: Ha salido el sol.
Y la lluvia ya no es la enemiga
y las lágrimas ya no son de dolor


domingo, abril 15, 2007

Las nubes gordas y negras
clavan los dientes en huesos reblandecidos.
Llueven sin parar
en su ciclo de neuróticas lacrimógenas.
Llueven sin motivo, porque sí
- esta muñeca me susurra que por joder -.

“No vinimos a lo alto del mundo a hablar de lluvia”

Pero es que cuando llueve se nos inunda el mundo de lágrimas sosas
y es la comidilla de todos los corros:

- “Ayer vi a uno corriendo por la avenida mientras abrazaba gotas”
- “Yo vi esta mañana a una loca sentada muy quieta disolviéndose en silencio”
- “En el parque una niña mojaba sus dedos en los charcos y pintaba arcoiris en el suelo. Se deshacía por las manos suavemente ”
- “Me contaron que en la plaza una pareja se bebía lentamente hasta que desaparecieron”
- “ Alguien se ahogó gritando al aire que parara la tormenta. Una ola de lluvia se lo llevó”


Ok.No vinimos a lo alto del mundo a hablar de lluvia.
Hace días que no sale el sol.


miércoles, abril 11, 2007

El Ángel de la Mugre puede que no sea tan bonito como el Ángel de la Tristeza, pero nunca nos abandona.

Mugrientos penitentes, guardamos tanta porquería en nuestro corazón divino, que necesita una hoja entera de horas extras nuestro angelito.

El Ángel de la Mugre es el más hermoso, el más brillante, porque, igual que nosotros, lleva toda la suciedad por dentro.

No tiene envidia de ningún otro, porque se sabe el más necesitado - sólo a veces, cuando nadie lo observa, suspira y desearía ser un poco más querido -

No creo que nadie se sienta del mismo modo que él... Ángel de la Mugre, muchos te intuímos, ahí, bajo nuestra ceguera, intentando limpiar lo que ya no tiene remedio.